miércoles, 18 de mayo de 2011

BLANCANIEVES Y LOS 7 ENANITOS (Por Carmen) - Proyecto #cuentanosuncuento

 
Carmen escribe el cuento de Blancanieves y los 7 enanitos

Continuamos publicando las tareas realizadas de nuestro proyecto "Cuéntanos un cuento". Ya tenemos la primera entrega (Cenicienta, de Begoña); la segunda (Caperucita Roja, de Irene); y la tercera (Los tres Cerditos, de Ramón). Es el turno de Carmen. Durante algunos días, Carmen ha leído en clase y en casa, con su familia, este famoso cuento tradicional.


Blancanieves y los 7 enanitos, según Carmen

Una vez leído el cuento, tanto en el aula como con las familias, pasamos a realizar el dibujo de alguna escena significativa o que a Carmen le causó impresión. Para ella, el momento clave de la narración está en el encuentro final con el Príncipe y los enanitos.

 La tarea más compleja, para Carmen: escribir el cuento

Igual que en los anteriores casos, para redactar el texto hemos ido haciéndolo en cortos espacios de tiempo de aproximadamente 10-15 minutos en los que Carmen se encontraba más concentrada. Por último, como toda buena producción, pasó a limpio el texto final que en la imagen superior podemos observar. Reproducimos el texto que escribió:


BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANITOS


Érase una vez una joven reina que se pasaba el día haciendo lindos bordados. Creció y creció feliz hasta que un día su madre se murió y su padre se casó con otra mujer y era medio bruja y muy mala.

Un día le preguntó al espejo:

- Espejito, espejito. ¿Quién es la más guapa del reino?

- Blancanieves.

La reina, furiosa, tiró el espejo al suelo y llamó al cazador y le dijo que llevara a Blancanieves al bosque para matarla.

Al cazador le dio lástima y la dejó huir. Blancanieves se fue a lo más espeso del bosque y encontró una casita y se metió en la cama. Al rato, cuando los enanitos vinieron de trabajar, vieron que la puerta estaba abierta.

Les dio miedo y mandaron al enanito más pequeño al cuarto. ¡Menudo susto se llevó!

Blancanieves se despertó y dijo:

- ¿Quién eres tú y qué haces aquí?

- Esta es mi casa.

- Lo siento. Es que no tenía adonde irme y mi madrastra me persigue. ¡Qué lástima!

Te quedarás aquí pero con una condición: cerrarás la puerta y te quedarás limpiando un día.

Vino una anciana. Le dio una manzana envenenada y se quedó dormida.

Vino un príncipe y le dio un beso y resucitó.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.







Carmen nos ha contado el cuento estupendamente. Esta tarea es bastante difícil pues se enfrentan a un público y, además, son conscientes de que la cámara está grabando. Este vídeo le sirvió como instrumento de autoevaluación y fue muy consciente de qué detalles podía mejorar para una próxima ocasión.


Para finalizar, grabamos un podcast en el que Carmen leyó un par de páginas del cuento.




Mis más sinceras felicitaciones a Carmen y su familia por el interés mostrado en este pequeño proyecto.

 
Share
ShareSidebar
Share |