domingo, 25 de septiembre de 2016

Primer día de clase, primeros pasos

Jesús y Sofía hacen su primera "ficha"

¿Cómo empezar el relato de nuestra historia? Pues como cualquier relato, desde el principio.

Día 12 de septiembre de 2016. 21 alumnos/as dispuestos a comenzar su aventura por Educación Primaria.

Maestro con experiencia en primer ciclo y dispuesto a hacer lo que se hace en primero: libretas de cuadros y a escribir letras, que les va a costar una barbaridad.

Pero... nuestra vecina, la seño Leti, me indica:

- Maestro, como vienen de E. Infantil, tendrás que enseñarles el edificio y las ubicaciones de las distintas salas o estancias.

Y, para bien o para mal, se encendió el chip y ya se desvió la ruta que estaba marcada desde un principio.

- ¡A ver, chicos y chicas! Vamos a visitar el edificio de primaria. Pero, ¡ojo! Hay que procurar hacerlo en silencio porque el resto de clases está trabajando. Mirad, seremos espías. Hay que moverse sigilosamente para que nadie se dé cuenta de que espiamos.

Y, ¡vaya si espiamos!:

- Vimos el patio y contamos los árboles. Diferenciamos cuáles eran árboles y cuáles arbustos además del criterio para hacerlo. Nombramos aquellos que conocíamos: ciprés, nogal, adelfas...

- Anduvimos por el patio sin cogernos de la mano ni del hombro porque ya no somos pequeñajos.

- Aprendimos cuál es la zona donde podemos jugar en el recreo y cuál no.

- Fuimos a la fuente y probamos a beber agua. ¡Qué duros están los grifos! Tenemos que comer más para tener energías y así poder pulsarlos.

- Vimos la biblioteca de ciclo. Pequeñita pero con bastantes libros.

- Entramos en los aseos: de niños y de niñas. El maestro nos explicó cómo usarlos. Las niñas entran en el aseo de una en una. Nada de meterse por parejas o en grupo. Los niños levantarán las dos tapas del inodoro si van a hacer pipí; en caso contrario, levantan solo una. ¡Así no se manchan! Y, por supuesto, cuando terminemos, pulsamos el botón del agua y nos lavamos las manos.

Esto que parece una simpleza, los niños y niñas grandes no lo saben. Pues....

- Fuimos por las clases a presentarnos y a explicarles cómo han de usar los aseos. Algunos niños grandes no sabían explicar por qué en unos casos se levanta una sola tapa del inodoro y en otras las dos tapas. Para eso estamos los "espías": para investigar todo y después dar los informes a quien haga falta. Primer informe para los niños y niñas grandes: ahí va la explicación de por qué levantar una o dos tapas. ¡Y se convencieron! Hace falta que ahora lo pongan en práctica.

- ¡Maestro, maestro! ¿Cuándo vamos a trabajar? -pregunta uno de los peques.

- Ahora mismo. Nos vamos a la clase, cada uno se sienta donde quiera (tenemos 4 grupos de 6 alumnos/as cada uno), coge el folio que le voy a dar y copia la fecha de la pizarra, debajo escribe su nombre todo con mayúsculas, más abajo lo hace con mayúscula la primera y el resto con minúsculas, copiamos todas las vocales en mayúscula, las vocales en minúscula y, quien sepa, escribe las palabras que nombran a las dos personas más maravillosas del mundo: mamá y papá. Y, si terminamos, hacemos un dibujo.

Estos chicos y chicas se han convertido en "espías". El maestro ha echado por tierra su planteamiento inicial y la metodología va a cambiar radicalmente. Y, por supuesto, aquellos que nos leéis por Internet, copiad de ellos:

¡Sed espías de nuestro trabajo! 

No os vais a arrepentir. ¡En absoluto!


2 comentarios:

Miguel Gil dijo...

Qué bien cuentas! Qué bien van a contar tus chicos y chicas!

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Me estoy quedando maravillado del potencial que tienen. Seguiremos contando. Un abrazo, Miguel.

 
Share
ShareSidebar
Share |