jueves, 21 de octubre de 2010

“JUGANDO” A HACER CUENTAS

Las matemáticas no serán aburridas  planteadas como juego.

Para desarrollar la competencia matemática del alumnado, es básico el dominio de las operaciones elementales, que serán utilizadas en múltiples situaciones problemáticas a lo largo de su vida.

¿Cómo enfocamos la práctica de la suma en niveles iniciales en nuestras aulas?

No voy a descubriros nada nuevo sino el mostrar cómo se puede camuflar la realización de baterías de sumas para que los peques se sientan motivados en dicha actividad asumiéndola como un juego.

He dividido el grupo de clase en parejas y le he dado a cada una el siguiente material:

- 9 fichas de un juego (letras, dominó, regletas…)
- Lápiz
- Goma
- Folio en blanco


Descripción de la actividad:

Uno de los miembros de la pareja tomará las fichas que desee (un máximo de 9) y las distribuirá en dos grupos. Su compañero/a cuenta cuántas fichas hay en cada grupo, representa simbólicamente, en el folio, la operación suma de tal situación y realiza el cálculo. Por último, quien distribuyó las fichas en dos grupos, comprueba que la operación está bien efectuada.

De esta manera se pone en práctica un proceso fundamental, que es la FASE MANIPULATIVA, en pro de lograr la ABSTRACCIÓN.

Alternativamente, cambian los roles en el juego y quien representó y calculó la operación planteada es ahora el que “pone los deberes” al compañero.

Hemos logrado que la temporalización de la actividad sobrepase la media hora sin mostrar cansancio alguno ni aburrimiento por parte de nadie.

¿Baterías de sumas? Sí. Pero en edades tempranas, baterías de juegos.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Cuando se tiene un maestro así, hasta las matemáticas son divertidas.
Felicidades Gregorio la simplicidad y la diversión no están reñidas con el buen aprendizaje y contigo van de la mano ;DD

Luis Miguel Iglesias Albarrán dijo...

Ante todo enhorabuena maestro Gregorio.

Esa es la idea:
No podemos cambiar las matemáticas, para hacer de ella otra nueva materia, que sea facilísima, pero si que podemos ayudarles a que se sientan cómodos trabajándolas, ya que ello propiciará un menor rechazo a las mismas y, por ende, facilitará su aprendizaje.

¿Cómo? Pues haciendo, lo que muy bien haces, no voy a descubrir nada nuevo en usted. Intentando que sean más atractivas y amenas y acercándolas a situaciones reales o juegos (a estos niveles de aprendizaje, los juegos son una herramienta fantástica).

Enhorabuena.

Cañada Blanch Infantil dijo...

Gregorio acabamos de utilizar tu entrada de primeros pasos de twitter para que nuestros alumnos puedan participar en el Centenario de Miguel Hernández propuesto por Leer.es.
Muchas gracias desde Londres

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Carlos: a edades tan tempranas, todo lo que podamos plantear como juego seguro que les motiva mucho más. Aprender jugando sería un ideal de metodología. Pero, ¡qué difícil es inventar!

Luis Miguel: muchas gracias por tus palabras. A quienes nos gustan las matemáticas a veces no comprendemos por qué hay personas a las que no les gusten. Parte de culpa la podemos tener los docentes. Todos los años hago al final un sondeo a ver cuál es la asignatura preferida y normalmente las Matemáticas están en zona alta. Conozco gente que "odia" las matemáticas y la encuesta entre su alumnado da resultados contrarios a los míos. Las matemáticas hay que vivirlas para transmitirlas.

Cañada Blanch Infantil: encantado de que os sea útil. Saludos. Por cierto, acabo de ver tu tuit en Twitter hace unos momentos.

 
Share
ShareSidebar
Share |