viernes, 19 de noviembre de 2010

CORRIGIENDO NUESTROS ERRORES


Una de las acciones importantes que los docentes tenemos que llevar a cabo es la evaluación y, dentro de ella, la corrección de los errores que comete nuestro alumnado. ¿Cómo corregimos dichos errores?

Nunca he sido partidario de llevarme las libretas de mi alumnado a casa para corregirlas y devolvérselas después. Por mi experiencia, en general, cuando lo hacemos así los chicos y chicas no se molestan en preocuparse de mirar cuáles fueron sus errores y las correcciones que les hicimos.

Prefiero las correcciones en directo, esas en las que les decimos a nuestro alumnado:

- Lee de nuevo la oración o frase que has escrito.

En la mayoría de los casos suelen darse cuenta de su error y lo corrigen. Prefiero un "mira de nuevo lo que has escrito" a "borra que lo tienes mal". En ambos casos saben que cometieron un error pero en el primer caso se lo indicamos de manera sutil y animamos a mejorar; en el segundo,  ya estamos pronunciándonos de modo negativo.

Otro tema diferente es el evaluar las causas de los errores, artículo de @luismiglesias que supuso un interesantísimo debate este verano pasado.

Podemos incluso buscar estrategias de autocorrección que quizás a nuestro alumnado les sirvan como aprendizaje a largo plazo:

Imaginemos que escriben una palabra con "n" delante de la "p". Se me ocurre que podríamos decirles que escribieron las letras en ese orden y vamos a intentar buscar alguna palabra con "np" en un texto. Les damos un libro en el que haya palabras con "mp" y les pedimos que busquen alguna con "np". Cuando digan que no han encontrado ninguna, les sugerimos que busquen con "mp". Al encontrarlas, concluiremos diciéndoles que no hallaron ninguna con "np" pues no existe ningún caso.

¿Retendrán de este modo dicha regla de ortografía? ¿Qué opináis?

6 comentarios:

sinfonia40 dijo...

Pues me parece una buena solución.

Melibea dijo...

Es importante que los alumnos sean conscientes de los errores, aprendan a detectarlos y los corrijan. Una forma que utilizamos es la Corrección por claves. En las redacciones el profe o el compañero marca el lugar del error, pero no corrige. Él alumno debe luego corregir y explicar donde debe prestar atención y mejorar.
Las claves con las que voy a marcar las decidimos juntos. El caso es que sigo llevándome muchas redacciones a casa (me gusta leerlas), pero poco a poco los alumnos interiozan esa forma y corrigen así a sus compañeros.
Este es un posible modelo que cada grupo va modificando y hace propio. http://bit.ly/apFEL0

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

sinfonia40: muchas gracias.

Melibea: estupenda tu aportación pues así involucramos al resto de compañeros y compañeras en el proceso de evaluación y aprendizaje. Por cierto, el enlace que dejas es a un Google Docs. Seguro que es un documento privado pues no puedo visualizarlo. Saludos.

Miguel dijo...

Es curioso que yo aplique el mismo método con mis alumnos de más de 60 años.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Miguel: si el método es válido, ¿qué mas da la edad de los evaluados?

Alumnos del aula de PT dijo...

Me parece genial tu aportación. Estoy totalmente de acuerdo en que la sutileza de enmarcar un error puede ser un aspecto muy influyente en la visión que los alumnos tienen sobre su aprendizaje. Como Pt, día a día intento fijarme en mi vocabulario a la hora de exponer correciones, aunque como todos algún día me equivoco, pero poco a poco iré mejorando, igual que mis alumnos

 
Share
ShareSidebar
Share |